viernes, 23 de octubre de 2015

2009-REVISTA OFICIAL "Un carnaval sin vanidades"

CARNAVAL HUELVA / CARNAVAL COLOMBINO "Por Blas Miguel Hernández"

   Quizás no agrade lo que pienso, pero creo que ya es hora de decir claramente lo que puede ser una de las causas por la que no creemos e nuestra afición a estas fiestas.
 
 Después de analizar y reflexionar sobre los carnavales de mis inicios y comparándolos con el actual, me doy cuenta que no hemos avanzado en casi nada, ni en grupos hay más calidad, salvo contadas excepciones, ni e organización hay grandes mejoras, salvo contadas excepciones.
   Dicto mi sentencia y culpo a la vanidad como causa principal de no avanzar, ni dejar que otros avancen el buen camino.

   Si observamos tenemos menos grupos que antaño, no tenemos peñas, no tenemos una cabalgata multitudinaria, no tenemos por tanto personas que sean capaces de representarnos en la calle. Esto que no tenemos en la actualidad, lo tuvimos, sin embargo fuimos capaces de destruirlo. Todos, sin excepción tenemos la culpa de haber dejado morir esta fiesta. Si no aceptamos que hay directores que montan mejor que otros, si no somos capaces de reconocer que hay autores que son más creativos que otros, si no reconocemos que existen personas que tienen mayor capacidad de organización, si nos creemos que somos los mejores en todo, es imposible mejorar y avanzar, puesto que defendemos nuestros argumentos desde la falta de objetividad y a veces desde la ignorancia. Hay que romper con esta tendencia del “sabelotodo”, hay que aprender del autor que pellizque con sus letras, hay que aprender del director que consigue un sonido que a todos nos gusta, hay que aprender de las personas que tienen ideas para mejorar la fiesta, tenemos que aprender siempre, sin duda, aprender s avanzar, y cuando se avanza, se consigue calidad. Pienso que la calidad es el eje principal para aficionar al pueblo, en cualquier afición tanto deportiva como artística, en lo que nos fijamos en la calidad, es lo que nos cautiva, lo que nos gustaría hacer, lo que nos agradaría imitar.

   Para llegara tener calidad, lo primero que tenemos que reconocer es que nosotros estamos en un nivel inferior, con lo cual nuestra vanidad no sería ningún obstáculo para avanzar.

   Mi intención no es molestar, ni dar clases de nada, cada uno entiende la fiesta a su forma y manera, pero lo que es incuestionable, es el “apagón” en la afición al carnaval. Yo propongo que seamos capaces de admirar al que nos pueda enseñar algo bueno, y que seamos capaces de transmitir a otros lo mismo: crearíamos una afición que en la actualidad no tenemos.

   Para terminar os deseo a todos los autores, directores, componentes, organizadores y aficionados que tengáis unos carnavales alegres y divertidos.

   Si aprendemos algo más este año, el que viene tendremos más calidad.

Saludos

Manuel Cordero Fernández
Carnavalero

Archivo del blog