martes, 27 de diciembre de 2016

1987-REVISTA CARNAVAL "Huelva, cuna mundial del Carnaval"

CARNAVAL HUELVA / CARNAVAL COLOMBINO "Por Blas Miguel Hernández"
  

Pensar que no estás en Huelva cuando llega Febrero y es tiempo de Carnaval... Para quienes somos como yo, pasados ya los treinta, recordamos un Carnaval de niños que era algo prohibido aunque nadie supiera explicarse tal razón... y para quienes como yo hemos visto creer el Carnaval de Isla Cristina, donde tuve el honor de ser su mantenedor durante su edición de 1978, y el de Ayamonte, donde estuve presentando y pregonando su edición de 1984; para ver después como iba naciendo de sus propias cenizas el Carnaval capitalino, y como se imponía a la oposición original de muchos estamentos de nuestra sociedad hasta convertirse en algo popular e incontenible.... 

Pensar que no estas en Huelva cuando lega Febrero y es tiempo de Carnaval... es algo que tiene el sabor amargo de las cosas que no puedes tragar. Quiero que lo pienses, amigo del Carnaval, y entiendas sin más palabras mi estado de ánimo durante ese Febrero en el que por obligaciones profesionales tuve que vivir otro Carnaval, muy lejano al nuestro.

Las calles de Santo Domingo, aquella mañana del 27 de febrero, que es el mismo día en que la República Dominicana celebra su Independencia, amanecieron salpicadas de colores. Como por inercia, salí en busca de aquel estallido de color y me fui adentrando entre la gente que cantaba y bailaba al ritmo de la samba, del merengue o de la salsa. No supe decir al día siguiente cuando tomé el primer sorbo de ron, que llegó a mis labios sedientos por el calor del trópico desde la botella que generosamente me habría brindado algún dominicano disfrazado que debió reconocerme entre la multitud.

Luego vinieron más tragos de ron, y supe sintonizar, sin saber cómo, con aquella gente que se dejaba desbordar por la alegría, y que vencía la hipocresía impuesta por nuestras sociedades durante el resto del año. En cada agrupación: "El Diablo cojuelo", "El roba la gallina"... en cada una de ellas, se mezclaba la gente del pueblo y los políticos, algún artista de fama, algún hacendado propietario de una cadena de supermercados....
Entre aquella gente fue fácil olvidar por unos momentos mi enorme tristeza. Luego, la dulce resaca... la experiencia aprendida: la emoción indescriptible de vivir un carnaval en la calle, donde todos cantan, todos bailan, y no es preciso hacerlo bien...

Este año viviré de nuevo el Carnaval de Huelva. Y por muchas razones he querido colaborar con esta gran obra del pueblo, poniendo al servicio de esta manifestación, tan genuina y popular una de las páginas diarias de mi programa en RADIO POPULAR DE HUELVA "De todfo un poco", para cuya tarea he contado con la valiosa colaboración de uno de los grandes e indiscutibles artistas de nuestro Carnaval, Manolo Correa, y con la generosa acogida de cuantas peñas hemos visitado hasta ahora.

Queremos colaborar en la obra de hacer del Carnaval de Huelva, un Carnaval mejor. Estamos convencidos de que la gran fiesta del color y de la alegría, "es una coas muy seria"... y tenemos que hacer llegar esa verdad hasta ls que aún hoy no creen en nuestro Carnaval.

¡NUNCA NADA DIO TANTO AMBIENTE!

Lo que ha de ser será, y yo les aseguro de qu contando con el buen talante de la gente de Huelva... y una vez podemos a nuestra fiesta de algunos personajillos que solo persiguen el protagonismo propio dentro de ella y que no dudan en procurar los enfrentamientos y las polémicas; cuando todo sea como debe ser, yo les aseguro que del Carnaval de Huelva se hablará ne todo el mundo, que Huelva no ha sido nunca tierra de segundos planos. Sin ir más lejos, hoy que todos los pueblos de América se preocupan por investigar las raíces de sus manifestaciones populares, no debemos dejar pasar la celebración del V Centenario del Descubrimiento, sin decir al mundo que ese Carnaval que hoy es algo casi "sagrado" para el pueblo en muchos países de América tiene indudables connotaciones con el Carnaval que se celebra en los pueblos de Huelva, y que a pesar delas costumbres africanas que en aquellos pueblos fue adquiriendo la fiesta, es aquí donde tiene su auténtica raíz.

Es tiempo de reivindicar muchas cosas. Y nadie puede hablar por Huelva, si no lo hacemos precisamente nosotros, los onubenses.

Por un Carnaval mejor... desde la Cuna mundial del Carnaval... un abrazo de hermano para toda la Huelva carnavalera.

José Luis Jerez Manfredi

Revista Carnaval nº 1 / 1987

Archivo del blog