sábado, 28 de enero de 2017

El Carnaval rinde homenaje a D. Manuel Silván Rodríguez.

CARNAVAL HUELVA / CARNAVAL COLOMBINO "Por Blas Miguel Hernández"



El gran teatro de Huelva abrió ayer noche sus puertas al Carnaval, como antesala al inminente concurso de agrupaciones que dará su pistoletazo de salida en la noche de hoy sábado.

En el “Memorial D. Manuel Silván”,hubo de todo, quizás le faltó afluencia de público, pero las fechas en las que se ha celebrado no dan para más. Muchos grupos ultiman los preparativos de sus puesta en escena para el concurso, perfilan matices, pulen errores y un sinfín de cosas que a manera de un cuadro nunca parece terminado para el artista.

Este acto en homenaje y reconocimiento a la trayectoria de un personaje carnavalero querido y ya desaparecido desde hace un año, era necesario, y así lo entendieron Francisco Aguilera y José Antonio Muñoz, los artífices que le dieron forma y vida.

D. Manuel Silván Rodríguez será siempre recordado por todos los carnavaleros, señal inequívoca de su continuidad entre nosotros. Arrancó sus inicios en la carnestolendas en la desaparecida peña “La Farándula” a mediados de los años ochenta de la pasada centuria y, desde un principio no pasó desapercibido entre nosotros, fundador y director de la revista “Carnaval” fue de los primeros que desde un medio no profesional, nos quiso transmitir este veneno llamado Carnaval. Persona polifacética, lo mismo participaba como componente de murgas o chirigotas, que aportaba sus cualidades literarias para la composición de las letras de un repertorio, o las trazos sencillos, fluidos y en más de una ocasión caricaturescos de su pincel estuvieron al servicio de las agrupaciones con las que participó. Su obra “La Belle Époque” representó los carnavales de 1987, al alzarse con su máximo galardón en aquel II Concurso de carteles del carnaval de Huelva. Pasó de “La Farándula” a “Playa La Gilda”, donde cosechó grandes amigos a primeros de los años 90, pero donde realmente se sintió como en su casa, fue en la peña de “La Colombina”, esa perpetua y carismática peña de la calle San Ramón. Don Manuel fue conocido y reconocido por todo el mundo de la máscara, por los veteranos y por esas nuevas generaciones que le dieron el toque adulto a nuestro carnaval, y de este modo encarnó al vigésimo octavo pregonero del Colombino en 2011, donde nos dejó en su exposición todo un decálogo de sabiduría carnavalesca y el modo de asumir nuestra condición en la fiesta que nos une, y que me atrevo a resumir con sus propias palabras: 

“Permíteme disfrutar de los placeres hidalgos y disculpa que me monte en el tren de la vida, antes de que pase de largo”.

¡Vamos a dejarnos ya de tonterías y disfrutemos del carnaval.., que son tres días!

En la noche de ayer desfilaron por las tablas del Gran Teatro una infinidad de grupos y artistas, carnavaleros y no carnavaleros, donde hubo cabida para la copla, el arte, el humor, la emotividad y el recuerdo. Grupos y personas nombrados en el cartel que anunciaba este “Memorial”, y de los que no haré alusión alguna porque el auténtico protagonista de esta gran velada fue él, presente en cada una de las intervenciones, D. Manuel Silván Rodríguez.

Al término del acto le fue entregada una placa conmemorativa a sus tres hijos, que la recibieron emocionados.

Archivo del blog