jueves, 1 de septiembre de 2016

Diego Rafael Arenas Pizarro

CARNAVAL HUELVA / CARNAVAL COLOMBINO "Por Blas Miguel Hernández"

A la par que renacía la fiesta del disfraz en la capital onubense, nació carnavalescamente hablando Diego Rafael Arenas Pizarro, un extrovertido personaje con reflejos de una sociedad en transición y aires de aquella “libertad sin ira”. Espesas barbas como el carbón cubrían por aquel entonces las facciones de nuestro biografiado, que mostraba semblante serio aunque cuando abría la boca dejaba patente la jovial realidad que habita en su persona. Apasionado con todo aquello que desprende sabor a Huelva, le viene al pelo algo que el repite constantemente; “soy más de Huelva que los chocos”.

Por aquel 1983, Diego se une al movimiento carnavalesco iniciado desde el ayuntamiento a través de algunas asociaciones de vecinos para recuperar la fiesta, participando en la cabalgata de aquel 26 de febrero, fecha de la primera piedra del actual Carnaval Colombino, y en la posterior verbena que tuvo lugar en la emblemática Plaza de las Monjas. A partir de aquel momento, el veneno de la farándula se impregno en su ADN, pasando a ser un fiel seguidor de Momo.
Para 1984 entró a formar parte de la comparsa “LAS GAVIOTAS”, una de las tres comparsas que debutaron en la modalidad en aquel primer concurso de agrupaciones que se organizó en el viejo Gran Teatro de Huelva y en la que participaron un total de ocho grupos entre todas las modalidades. El aglutinador de la agrupación fue Rafael Escudero, y Diego aportó junto al resto de los componentes letras a la agrupación. El resultado en aquel concurso dejó a su agrupación con un Tercer Premio, aunque realmente el verdadero premio fue el formar parte del engranaje de aquella maquinaria que se puso en marcha aquel año y que sigue funcionando a día de hoy.

Al termino de los carnavales de 1984, los integrantes, familiares y amigos de la comparsa de “Las gaviotas” y los de la murga “Los pintores de la brocha gorda” que compartían proyecto carnavalero común formalizaron la creación de la peña “Playa La Gilda”, quedando registrada el 12 de junio de ese mismo año.

En 1985 la peña crecía en componentes y seguidores, y llegó a sacar cuatro agrupaciones, una chirigota, dos murgas y una comparsa, obteniendo primeros premios la chirigota y una de las murgas presentadas. Pero fue en la comparsa donde Diego pisó por primera vez las tablas y donde seguiría ese año con “MARIPOSAS NEGRAS”. Al igual que la peña crecía el concurso y de ocho agrupaciones se pasaba a veintiuna. Aquellas mariposas obtuvieron el mismo Tercer galardón que en su primera intervención, esta vez con letras del propio Diego y de Curro Morató Fornieles, quien además puso la música y dio la dirección al grupo. Terminado el carnaval, el 17 de abril se inauguraba la nueva sede de la peña en la calle Fray Juan Pérez, en el alto del Cabezo de La Joya, una sede que sería santo y seña de la peña y uno de los referentes carnavalesco del carnaval onubense durante toda una década.

La calidad de las agrupaciones evolucionó positivamente para 1986, año en que su peña de "Playa La Gilda" puso en el escenario del Gran Teatro la murga “Los hijos de buda madre”, además de una chirigota y la comparsa a la que diego junto al desaparecido maestro de carnavales Amando Martín Quintero puso letras bajo la dirección de Francisco Escudero y la música del propio Amando, obteniendo en esta edición el Segundo premio con “REFLEJOS DE LUNA” y donde Diego se hizo del bombo de la agrupación por primera vez.

La siguiente edición del Carnaval onubense se quedaría grabada para siempre en su retina carnavalesca. 1987 depararía para su peña la obtención del Primer Premio en murgas y en comparsas, no sacando la peña a partir de ese año más chirigotas. La comparsa de aquel año se llamó “EN GALERAS” con letra y música de Amando Martín y la dirección de su hermano Anselmo Arenas, año en que se realizó el concurso íntegramente en el Polideportivo Andrés Estrada. 

Por aquel entonces ya se empezaba a poner nombre y sobrenombres a los más asiduos e incondicionales de la fiesta, y Diego se dejaba ver tanto en los actos organizados por la recién creada Federación como en los distintos eventos carnavalescos, ya fuesen inauguraciones de nuevas peñas, en la popular “cubatería” ubicada en el barrio del Matadero, en la cola nocturna previa a la apertura de taquilla, o en los distintos concursos que organizaba “La Gilda”; ronda, futbolín… A diego se le conocía como a “Diego el bombo” o “Diego el rojo”, lo del bombo es evidente, lo de rojo… también, su popular grito de guerra era y es “¡A las barricadas compañeros!” Además de haber portado durante años el color rojo en ese incondicional y eterno chaquetón que suele lucir en infinidad de ocasiones, que la verdad, creo que lo traía de serie. Era y es una persona querida dentro y fuera de su círculo carnavalesco, y ha sabido encajar las bromas que se le han gastado, como la que cariñosamente le daban sus compañeros de peña tras la remodelación de la misma, llamando a un espacio específico de la sede “La plaza del gordo”, en alusión a él y al peso que llegó a alcanzar a finales de los años ochenta.

“CONQUERO” fue la comparsa con la que en 1988 se subió a las tablas de aquel Palacio del Carnaval (Palacio del Cine) y con la que obtuvo el Segundo Premio con la misma autoría y dirección que el pasado año, repitiéndose en 1989 con “ERRANTE POR LA VIDA” en el Cine Rábida donde se tuvo que contentar con el Tercer Premio, en un año que se esperaba algo más de aquellos zíngaros errantes.
En la carpa instalada en el ruedo de la plaza de toros de La Merced en 1990, se presentó con la comparsa “A CARA O CRUZ” donde cambió la dirección con Jesús Torrado y el Segundo Premio fue a parar a las vitrinas de la peña. 

En 1991 el Carnaval Colombino estaba de enhorabuena, se le devolvía a la fiesta un flamante y remodelado Gran Teatro y coincidiría con el año en que el concurso tendría por última vez un estricto y marcado carácter local y además entre otras novedades, se anunciaba que la comparsa de la peña "Playa La Gilda" no saldría en esa edición, pero no era de imaginar para Diego el quedarse en tierra, por lo que con bombo al hombre se cambió de modalidad, saliendo con la murga de su propia peña con aquellos “THE PAPA´S FRITAS” estrenándose con un Primer Premio, algo habitual para esta agrupación que tras 7 participaciones anteriores había cosechado 6 primeros premios, 5 de ellos consecutivos y un Segundo Premio. En esta agrupación continuaba la autoría de Amando Martín Quintero, a quien acompañaban en letras Curro Rodríguez Garzón y Andrés Paúl Abreu, este último también en el apartado de música. La dirección de esta murga que marcó toda una época corría a cargo de Humberto Romero Rodríguez en aquella ocasión y fue galardonada además con el Premio del Pasodoble a Huelva, a la Mejor Puesta en Escena y obtuvo el Premio de mejor Popurrí de "Los Mañaneros".

Y llegó el tan cacareado 1992 casi sin darnos cuenta y el concurso Colombino abrió sus puertas a la provincia en una etapa que duraría lo mismo que la local absoluta precedente, otros ocho años. Diego Arenas incondicional a su comparsa de “La Gilda” vuelve a salir con ellos tras el paréntesis de un año de ausencia, marcando el compás con su bombo de aquella agrupación que se llamó “LO NUESTRO”, que con la autoría de Amando Martín fue respaldada por algunos componentes en el apartado de letras y dirigida por la propia agrupación, participando del primer concurso provincial, el noveno de nuestra historia y en el que el grupo alcanzó un quinto puesto Local, disputado como siempre en la Final que se celebraba en el Polideportivo Andrés Estrada. Resultó un año bonito para Diego, ya que su hija Azahara Arenas Lorenzo formaría parte como Dama de la Corte Infantil del Carnaval.

Para 1993 se embarcó con su agrupación en el mundo del cine y sacaron “DE PELÍCULA”, donde su hermano Anselmo tomo la dirección del grupo, para lo cual contó con el apoyo de letras de Diego y la agrupación, y con la música de Amando Martín y el propio Anselmo. Para esta edición se alzaron con el Cuarto puesto del Local. 

Dícese que las despedidas no son buenas y en 1994, casi sin saberlo, la comparsa de "Playa La Gilda" se presenta por última vez al concurso onubense, cerrando un período de once carnavales y diez agrupaciones a sus espaldas, pero es que el Carnaval onubense atravesaba una etapa de adaptación. Abierto el concurso a la provincia fueron desapareciendo peñas y agrupaciones, en buena parte debido a que el Carnaval en la capital estaba y está muy condicionado a los resultados en el Gran Teatro. El Local perdía fuerza ante el Provincial y la manera de hacerle frente y estar a la altura era unir fuerzas, por lo que los componentes iban y venían de un grupo a otro a fin de reforzar filas, otros se retiraban y algunas peñas se quedaban sin socios que las sustentasen por no tener agrupación propia.
La comparsa que se presentó en ese carnaval se llamó “CASCABEL” y fue la única de las diez anteriores que no pisó una final, formada en gran parte de nuevas y jóvenes incorporaciones. La Peña de "La Colombina" le otorgó aquel año el Premio “El Portonazo”, premio con el que se pretendía reconocer a aquellos grupos que debería haber estado en la Final Local y no estuvieron por el fallo del jurado.
Pero las penas nunca vienen solas y en 1995 se pondría en escena la última de las murgas presentadas por su peña; “ESTE AÑO TO DE ESTAÑO”, cerrando totalmente un ciclo de participaciones en el concurso de la peña "Playa La Gilda". La murga, a la que se unió nuevamente Diego Arenas, al contrario que la comparsa en el año anterior se retiró por la puerta grande, haciéndose con el Segundo Premio Local y Provincial, además de la Aguja de Oro, Premio al disfraz Local, Puesta en Escena Local y los Primeros Premios en los concursos de "El Higueral" y "Los Mañaneros". Curiosamente en este año se produce un relevo generacional ya que la que obtuvo el Primer Premio Local y Provincial, por primera vez desde que se iniciase el Provincial fue una agrupación de Huelva que aunque presentada por la peña "Enrique Villegas" sería la siembra de la peña de "Los Primos", todo un referente que tomo relevo a esta agrupación de "La Gilda" que desaparecía de escena con nueve Primeros, un Segundo y un tercero en lo que al Local se refiere, más un segundo y dos terceros provinciales.

En 1996 se abre una nueva etapa carnavalera para Diego, que dado su carácter de fidelidad lo llevarán salvo paréntesis hasta el Carnaval actual. Se incorpora a la comparsa de la peña de "Los Ventaneros", una de las comparsas señeras y referentes de la capital onubense, por aquel entonces configurada con lo que hoy entenderíamos como la fusión entre componentes de la comparsa de ventaneros, la murga de Jesuli Perojil y otros de otras agrupaciones ya desaparecidas. Diego toma como era habitual el bombo, acompañando a la percusión de la caja al conocido Juan José Medina. La comparsa de llamaba “DE ESQUINA EN ESQUINA”, con letras de Amando Martín, el autor al que siempre interpretó Diego, mientras la música era de su referente director Diego Vega Hernández. En el Gran Teatro consiguieron el Tercer Premio Local y Provincial, siendo para esta agrupación la primera vez que alcanzase la final del provincial, cuando curiosamente arrastraban una serie de comparsas que se han quedado en la retina del aficionado y que por el contrario no llegaron a ser laureadas, y recordamos: “De madera”, “De mar y cielo”, “Dos amantes” y “Piropo”. Por primera vez Diego acude con una agrupación al Teatro Falla del Concurso gaditano en la segunda puesta en escena que Diego Vega hacía en la Tacita de Plata y volviéndose a quedar en preliminares pese al agrado del público de Cádiz.

El 97 fue un año de descanso, incorporando se en el 98 nuevamente a las filas de la comparsa de Ventaneros, en la que suelta el bombo y se coloca en primera fila de aquella que se llamó “ALMONTEÑO”, con la autoría y dirección de Diego Vega y las letras de Emilio Gutiérrez Rebollo y Jesús Manuel Perojil Villar. En aquel año la agrupación no iría al Teatro Falla, fundamentalmente por el tipo que llevaban, pero sí fueron al concurso de Alcalá de Guadaíra donde se hicieron con el Primer Premio. En el Colombino fueron Cuarto en el Provincial y Segundo Premio en la última Final disputada en el Gran Teatro de Huelva con carácter Local, además de llevarse el Premio del Pasodoble a Huelva Local y empatar con la Mejor Puesta Escena. Otros reconocimientos para esta agrupación fueron el Premio Popular y la agrupación más votada en TeleOnuba.

Tras un nuevo descanso en 1999, en la que se truncó la salida de la comparsa que se iba a llamar “La leyenda”, sin dejar el Carnaval de lado y disfrutando del teatro y de la calle, llegó el 2000. La agrupación se había desligado de la peña de "Los Ventaneros" y buscaba local de ensayo tanto como componentes, dando lugar a la creación de una nueva peña que se llamaría “El Farol”, formada por estos y parte del grupo de la comparsa de la peña "La Noria" que ya no volvería a salir. Llegaba el mes de noviembre del 99 y aún no se disponía ni de tipo ni de repertorio y se tenía la intención de presentar la agrupación también en Cádiz. Con las pilas puestas se le dio forma la comparsa “EL PUENTE DE LOS SUSPIROS”, con la autoría de Diego Vega y letras de Blas Miguel Hernández Finch. Con Carnaval del 99 se había quedado cerrada la etapa provincial del concurso, y ahora en 2000 se abría un nuevo período para el concurso que adquiría el carácter de abierto y al que empezaron a desembarcar agrupaciones de distintas provincias andaluzas, principalmente de Sevilla donde algunas tomaron el concurso de trampolín para formarse de cara a su participación en años venideros en el concurso gaditano. En ese 2000 Diego tocaba nuevamente el bombo y, su comparsa obtuvo el Cuarto Premio y el Premio al Pasodoble a La Choquera, no existiendo el Local en ninguna de sus formas en aquella edición. En cuanto a Cádiz volvió a quedarse en la fase preliminar, aunque los 200 puntos obtenidos en su pase por el Falla la hacían la agrupación de la provincia de Huelva que mayor calificación había obtenido en una fase preliminar, su puesto fue el 16 y el jurado estimó pasar más chirigotas y coros que de costumbre a las semifinales y dejar tan solo 12 agrupaciones en la modalidad de comparsas. Curiosamente de la 13 a la 16 ninguna era de Cádiz, la 17 sí, la comparsa “La Comparsa” de Luis Manuel Rivero.

Para el siguiente Carnaval de 2001 se reunió la agrupación pero en septiembre quedó disuelto el nuevo proyecto con un largo paréntesis que duraría ocho años. Diego se sumó a la comparsa de nueva creación “EL BAÚL” que saldría por la también recientemente creada peña "Martínez Ares" como tenor. La agrupación estuvo escrita por Manuel Jesús González Sánchez “El Púa” y llevaba la música y la dirección de un neófito de la fiesta, Fernando Romero Vallín, que con conceptos diferentes a los establecidos logró meter la agrupación en semifinales. Para Diego volvía a ser un año especial, dado que su sobrina Rocío Arenas Muñoz representó a la Corte Infantil como Choquera de la fiesta y además su hermana Salud lo hacía del mismo modo como Dama de la Corte Mayor.

Para 2002 cambia de modalidad a la de murga y vuelve a coger su inseparable instrumento en una agrupación de nueva formación presentada por la misma peña "Martínez Ares" y con la compartida autoría de su hermano Anselmo y de Miguel Ángel Ruiz Julio. Este grupo no pasó de la fase preliminar y poseía el nombre más largo que haya habido en el concurso hasta el momento, aunque se quedó con el nombre popular de “AHÍ QUEÓ”.

Anselmo Arenas vuelve a sacar el grupo en 2003 pero cambiando de peña a una de nueva formación que se denominó “Vuelve el 3x4” y una murga llamada “CON TRADICIÓN”. Diego ensaya con ellos pero al final poco antes del inicio del concurso no le es posible participar, por lo que disfrutó de aquel concurso desde el patio de butacas y reivindicando su condición de carpista, ya que siempre ha sido asiduo a la carpa del Pati y “el encargado de cerrarla”.
En 2004 aterriza en la comparsa que salió por la peña “Enrique Villegas” creada y dirigida por Raúl Barneto Camacho y Óscar Daza Alfonso y que se denominó “EL DIVINO ESTRÉS POR CUATRO” con el que obtuvieron la sexta plaza en semifinales y el Tercer Premio en un Local que volvía en 2003 a instaurarse en un marco callejero, como callejera tuvo que ser su participación en 2005 ya que el número de agrupaciones aquel año y el anterior descendió hasta 9, una de las más bajas de la historia. Pero llegó el 2006 y comenzaron a aparecer y reaparecer otras agrupaciones, entrando Diego en las dependencias de “LOS DEL HOTEL SUÁREZ” de la peña “Mingorance” de Sergio Rodríguez Moreno “Piti” y Luis Ternero Rodríguez, con los que fue semifinalista y quedando en un quinto puesto Local. Con esta misma agrupación en la que Sergio hace de autor y director en 2007 salieron como “FAKIRRÍN, FAKIRRITO Y OTRAS HISTORIAS DEL APETITO” quedando nuevamente la agrupación en Semifinales.

La vuelta de Diego Arenas a la modalidad de comparsa se produce en 2008, ocho años después, coincidiendo y volviendo a formar parte del regreso de la peña “El Farol” que comandaba Diego Vega. 
En 2008 cumplía el Carnaval Colombino sus 25 “años” de existencia (1983-2008) y la vuelta de la comparsa de Diego Vega lo haría rememorando la trayectoria del propio Carnaval con una comparsa que se llamó ”EL REINO DE LA ALEGRÍA” y para la que su director con las letras de Blas Miguel Hernández y Jesuli Perojil, aportando este último también parte de la música. El grupo saldó el año con un Quinto Primer Accésit en la Final, el Primer Premio Local y un Cuarto Premio en el Provincial de Valverde del Camino. Este año quedaría grabado en la memoria de Diego, ya que su comparsa le dedicó un pasodoble sobre las tablas del Gran Teatro en plena actuación de semifinales, dejándolo roto y sentado contra el proscenio del escenario, un pasodoble dedicado a su compañerismo y su trayectoria en la fiesta.
Desde ese retorno a nuestros días todas las intervenciones en el escenario de Diego Arenas se producirían en la modalidad de comparsa y con la peña “El Farol”, así en 2009 la comparsa de Diego Vega con letras de Jesuli Perojil saca “El CASTILLO DE LOS LOCOS” alcanzando el Cuarto Premio del concurso y repitiendo el habitual resultado en el Teatro Falla, lo mismo que sucedería en 2010 con la que se presentaba con letras de David Andújar Bahamonde y que repitió igualmente el Cuarto Premio en el Colombino con "LAS TREINTA MONEDAS". En esa edición Diego fue sorprendido antes del inicio de la final en el Gran Teatro cuando se le hizo entrega de la XV Insignia de Oro de la Federación, reconociéndole su dilatada trayectoria y aportación al Carnaval.

Desde 2007 hasta 2010 Diego Arenas formó parte de la denominada Plataforma “Huelva tiene Carnaval, descúbrelo”, un movimiento carnavalero que pretendía relanzar la fiesta en su aspecto más callejero. Fueron años de reivindicaciones y acciones, participó en las tres “Berdigoná” que daban el pistoletazo de salida al Carnaval e incluso se presentó a la candidatura presentada por la Plataforma para asumir la directiva de la Federación, un intento que se vio frustrado por algunos intereses y que dio lugar posteriormente a que los que se quedaron dimitieran poco después, dejando las riendas del Carnaval a mano s de una Junta Gestora encabezada por Juan Franco y Fernando Malmagro, que con algún apoyo exterior consiguió sacar el Carnaval de 2010 adelante.

Durante los dos carnavales siguientes quedó apartado de los escenarios pero no de la fiesta debido a la ruptura de su grupo, reapareciendo en 2013 con una renovada formación con gente joven mesturada con los más veteranos. La nueva comparsa de la peña “El Farol” denominada “LA TROVA” comandada por Diego Vega y letras de Rafael García Peguero, logró a base de ilusión y trabajo alcanzar las semifinales en su primera intervención en esta nueva etapa. Para 2014 la agrupación se comenzaba a asentar y con “AZULES Y ROJOS” da un salto de calidad que la coloca
once posiciones por encima de la edición pasada y dando que hablar positivamente al aficionado. “EL QUITASUEÑO” sería la consecución evolutiva de su antecesora en la que Diego Vega toma por letrista a Calixto Pérez Gutiérrez un ayamontino afincado en Huelva con largo bagaje carnavalesco, y así en 2015 se quedan a las puertas de la final con la sexta plaza en el concurso. Ello trajo consigo el descanso del director de la agrupación, siendo asumida esta en 2016 por Adrián Tobal González quien además compondría la música de la agrupación junto a David González Muiño y manteniendo como letrista a Calixto. La agrupación quedó en semifinales con “INSOMNIO” y participó en el concurso del Carnaval de Isla Cristina. En el Carnaval de 2016 Diego formó parte del Jurado Oficial del XXX Concurso de Carteles del Carnaval Colombino.

Con vistas al próximo Carnaval Colombino 2017, Diego Arenas ha sido nombrado Pregonero de la fiesta, por lo que este será un año especial lo mire por donde lo mire con independencia de como quede su agrupación que ensaya ya para presentar la comparsa “LOS ILEGALES”.

Enhorabuena y ¡A las barricadas compañero!

Archivo del blog