miércoles, 6 de mayo de 2009

COMO SE HACE UN PASODOBLE (Por Rodríguez)


Una vez me preguntaron como se hacía un pasodoble, casi no pude contestar, quizás porque un pasodoble no se dice, sino que se siente, y ese es el momento en que debes de empezar a darle forma, tu forma, porque el pasodoble no es otra cosa que la creación realista o imaginaria de tu particular forma de ver o entender la vida. Es como si de repente alguien te preguntase que cómo o porque se respira, ¿sabrías que contestar?.

Hacer un pasodoble es como pintar un cuadro, el artista que lo comienza debe de acabarlo, de lo contrario la obra será insulsa y a su vez nunca del agrado del artista que la comenzó, (aunque el que le de los últimos retoques hasta finalizarla sea artista de mayor renombre y prestigio).

Me es muy difícil de imaginar que existan autores de carnaval que se reunan para hacer sus creaciones, pero teniendo en cuenta que en carnavales nada es imposible dejo en el aire mi pregunta, ¿puede la musa de la inspiración estar enamorada de dos soñadores, de sueños distintos?.

El pasodoble es sin duda el apartado que define y distingue las buenas comparsas, de las otras comparsas, por eso el autor trata de modelar versos y cuartetas a los rasgos y características de su personaje o bien a la creatividad sin límites de su fantasía.

Alguien dijo en una ocasión que la comparsa es sentimiento, no cabe duda de que lo es, quizás por eso el pasodoble es en parte sentimiento pero aún más debe ser mensaje.

¿Cómo se hace un pasodoble de carnaval?: ¡No!, me ratifico en ello, no existen fórmulas ni directrices que se puedan enumerar, diría más, no se puede enseñar, en esto no existen fórmulas ni secretos como si se tratase de una receta de cocina.

No hace falta ser poeta para rimar versos y cuartetas, las prosas y rimas van cayendo en sus sitios por si solas, tampoco hace falta un tratado matemático de esos de 3 por 4, 4 por ó 4 por 4, etc, no hace falta nada más que infundirle a tu pluma, lápiz o bolígrafo tu sentir cotidiano, del resto ya se encargará la inspiración que es íntima amiga del buen gusto.

Repito, no hace falta nada que no posea el ser humano, solo y exclusivamente por el hecho de ser humano, cualquiera puede hacerlo, ¿tu has probado alguna vez?, hazlo, te puedes llevar una sorpresa al descubrir en tu interior una faceta que desconocías. Antes he dicho que no hace falta ser poeta para escribir en carnavales y aunque parezca una contradicción te diré que de las mayores satisfacciones que pueden darle a un autor de carnaval es cuando alguien te llama poeta, sobre todo cuando quien te lo dice es eso, un poeta. Hacer un buen pasodoble de carnaval es tan fácil o tan difícil como una declaración amorosa.

Lo fácil de la declaración amorosa es decir, te quiero y lo menos fácil es elegir el momento y el temor ante la respuesta de la otra persona. El temor viene a consecuencia de la inseguridad, y la inseguridad es el sinónimo de los mediocres. Cuando uno se embarca en la aventura de la creatividad, hay que hacerlo con todas las consecuencias y tener todos los recursos necesarios para salvar los imponderables y obstáculos que vayan surgiendo. En una palabra, estar seguro de dominar el tema del cual se va ha hablar y por supuesto hacerlo de la forma más llana y sencilla que conozcas, de lo contrario todo tu trabajo será en vano. Existe por ahí una "cancioncilla" que dice, (no sirve de "ná", si eres tan inteligente que nadie puede entenderte, no sirve de "ná").

Me hubiese gustado acabar mi escrito con esa mágica fórmula de como hacer un pasodoble, pero de verdad que la desconozco, no se siquiera que existe, quizás está ahí y no nos damos cuenta porque nos olvidemos que es una fórmula mágica, y solo está al alcance de los magos, de los poetas, de los soñadores, de los niños, de los locos y de los duendes.

Si tu estas dentro de alguno de estos grupos, coge un lápiz y unas cuartillas y dale rienda suelta a tu creatividad. Enhorabuena.



Roque Rodríguez Contreras



Fuente: Huelva Información / Sábado 29 de Enero de 1.994

4 comentarios:

Andressevilla dijo...

pero y la música??, aver yo tngo escritos algunos pasodobles, pero vale cualkier musica??, cualquier melodía, como se mete, yo esq no se d musica y kiero hacer la musica!!, pff dificil no??

Jennifer dijo...

A ver, está claro que un pasodoble en sí no se puede explicar cómo se hace ya que eso sale de uno mismo. Pero, ¿las rimas? Es decir, tienen que conincidir cada unos cuantos versos o algo así o se pueden hacer libremente? Con la música no tengo problemas, pero eso de las rimas es algo que me pregunto desde hace bastante tiempo. Gracias desde Córdoba.

Blas Miguel Hernández dijo...

Al igual que la música, la rima la marca el autor, es más, a un mismo pasodoble musical le puede caber llevar secuencias de rimas diferentes, la misma música te inspira la rima del pasodoble madre por el que se regirán todos los demás.

Un pasodoble en sí es lo más parecido a una "silva", pero no está sujeto a estructuras literarias, es de verso libre, pudiéndose conjugar las rimas consonantes y asonantes, e incluso intercalar versos de arte menor y arte mayor, menos de ocho o más de ocho sílabas.

Anónimo dijo...

Llego varios años tarde, le doy un aplauso al autor de ésta publicación, pero sólo es una definición de esa idea romántica que tenemos todos del compositor encerrado en su habitación a la luz de una vela haciendo "magia" con lápiz y papel, dicho así parece muy bonito, pero por mucho que tengas la mente repleta de ideas, lápiz y papel a mano de nada te sirve si no conoces cual es la estructura que compone un pasodoble que lo diferencia de cualquier otra cosa que no lo sea, es como si un leñador tiene todo un arsenal de herramientas pero no sabe cómo ni qué es un árbol.

Archivo del blog