lunes, 11 de abril de 2016

2000-REVISTA OFICIAL "Carnaval desde las afueras"

CARNAVAL HUELVA / CARNAVAL COLOMBINO "Por Blas Miguel Hernández"

Febrero ya está aquí. Un calendario más nos indica que llegó el momento tras 365 días de espera. Pero este Febrero no es igual que los demás.

Faltarán a la cita muchos de los invitados que por motivos que no vienen al caso no concurrirán a la vorágine que se organiza por esta altura del año. El que suscribe será uno de los ausentes físicos que lucha desde hace tiempo por auto convencerse y mentalizarse de su no participación. Y el ejercicio es duro, pues cada golpe de pensamiento le contesta un pasodoble, una vivencia de cualquiera de las diecisiete ediciones, una estampa de un teatro emocionado. Si aceptan mi consejo, no hagan nunca ningún intento de retirada. Puede ser perjudicial para su salud. Desde lejos todo es distinto, no se respira el mismo ambiente y hasta el aire es diferente. Pero es ley de vida, los hombres pasan y los eventos permanecen aunque sea a duras penas.

La bandera de un Carnaval sin ataduras, libre de cualquier maniobrabilidad política, con una organización y respeto de manifestaciones socioculturales de esta ciudad, será enarbolada por otros, al menos ese es mi último deseo.

Y todo esto lo escribo a pocos días vista del inicio de nuestra fiesta y lo intento hacer desde la mayor de las distancias donde dicen encontrarse el olvido, aunque yo sigo sin hallarlo. A cada día que pasa le deposito mayor ganas de acercarme aun sabiendo la imposibilidad de hacerlo. Me gustaría que Don Carnal Doña Cuaresma realizarán un esfuerzo de gratitud y comprendieran a todos los que se encuentran en mi situación.

El Carnaval pasa de ser manifestación popular a necesidad perentoria cuando las personas se alejan de él. Esta frase resume el sentir de un servidor en la antesala de la fiesta. Nunca me había sentido tan embargado por el ansia de volver, pero también esperaré sacar conclusiones positivas si resisto la lejanía.

El Carnaval comienza, que nadie mira hacia atrás y que algunos me lo contéis de tal manera que pueda vivirlo a través de la palabra. Para terminar solamente un deseo, que esta edición sea la mejor de ediciones y que siempre reine un espíritu… el carnavalero. Ya hay bastantes enemigos en las afueras para recibirlos en casa. Que lo disfrutéis…

Nardy Lafuente

Archivo del blog