miércoles, 6 de julio de 2016

1998-REVISTA HUELVA INFORMACIÓN "Llorar y reír en el Entierro del Choco"

CARNAVAL HUELVA / CARNAVAL COLOMBINO "Por Blas Miguel Hernández"

Nunca se llora con más arte, estilo y simpatía que en el Entierro del Choco, broche final de los carnavales onubenses, donde las viudas lucen sus mejores galas para derramar unas “lagrimitas” por lo más típico de esta tierra. Miles de onubenses, el miércoles de ceniza, suelen buscar en los armarios de las abuelas cualquier prenda o atuendo de color negro con el objeto de crear al final el disfraz más adecuado para la ocasión.

Además del tipo, hay otros factores que se cuidan con detalle aunque a simple vista no lo parezca como es el peinado o la peluca, un buen maquillaje, a veces exagerando ciertas facciones de la cara y otras reflejando una obra de arte, donde se oculta por completo el rostro de la persona. Aunque lo más difícil, es pensar que elemento se va a llevar para destacar en originalidad ante la “tristeza” transmitida por el color negro.

La imaginación, los llantos, las risas y sobre todo las ganas de divertirse están recogidos en el ambiente que acompaña en todo momento durante el Entierro, hasta que llega al lugar donde se procede a la quema del querido Choco, tan llorado por las numerosas “viudas” que lo acompañan con un gran dolor en el recorrido.

Nunca un evento de estas características arranca tantas sonrisas de los rostros, contagiando al resto de los onubenses de una alegría palpable en todos los rincones por donde desfila el cortejo fúnebre. Un acontecimiento popular, en el cual se echan a la calle casi todos los ciudadanos para disfrutar en el último acontecer del Carnaval.

Los onubenses que vean el desfile de las viudas por las calles, deberían animarse este año a participar activamente, seguramente no se arrepentirán al vivir unas horas marcadas siempre por un ambiente inmejorable.

Acuda a llorar al Choco, no se arrepentirá.

Pilar Muñoz.

Archivo del blog