miércoles, 4 de noviembre de 2015

2007-REVISTA OFICIAL "Carnaval, Carnaval, yo que sé"

CARNAVAL HUELVA / CARNAVAL COLOMBINO "Por Blas Miguel Hernández"
   
Cuando desde la Federación de Peñas se pusieron en contacto conmigo para que escribiese este artículo, mi primera reacción fue: ¿Y de qué escribo?, a lo que Mariángeles respondió: “Pues tú sabrás, de tus vivencias, de tus experiencias en el Carnaval… “¡Ojú!... (Es lo segundo que dije).

   ¿De qué puedo hablar?... podría hablar del problema del Carnaval (que original), de cómo se están perdiendo poco a poco los grupo, de intentar de dar ánimos a los pocos que quedamos, “to” eso, pero iba a “durá” más el artículo que un popurrí de Roque, así que dije; ¡”Po” no! otra cosa, y pensé… (sí, de vez en cuando yo también pienso) podría hablar de cómo hacer cantera en el Carnaval, se acerca la fiesta a los chavales en colegios y asociaciones de vecinos, pero iba a ser más “aburrío” que…(tranquilo Roque)…

   Así que me dije; ¿”Po” no! otra cosa, mmm mmm, podría hablar de las coplillas que salen cada año, de cómo poco a poco se superan (no no) nuestros “poetas”, de que si ya no se acuerda nadie de escribir a esto o aquello, pero me salían demasiadas pocas letras de crítica social y/o/u política y muchas hablando del Martín o del propio Carnaval, así que me dije: ¡”Po” no!.

   ¿Por qué el Ayuntamiento pasa olímpicamente (por no decir una burrada) del Carnaval?... esa era otra idea que tenía, pero teniendo en cuenta el nivel de entretenimiento que tenía el artículo y esa tendencia casi unánime del onubense a bostezar cada vez que escucha hablar de política, desistí. Bueno esa era otra, me dije yo “pa” mi mismo, hablar del público del Gran Teatro y, y, y… y me dije: “no voy a ganar ni jugando al teto”, así que mejor me callo.

   ¡Ea! ¿Ya está! Hablemos de la “comparza y su sentimiento” ¡Ay!, qué “doló”, porque últimamente “na má” que hago “escuchá letra” de penita y “llorá”, o letras cargadas de odio contra “to” lo que se menea…

   “La cosa está apretá”, pensé, eso de escribir un artículo serio, con palabras bonitas, con coherencia y saber estar, y que sea políticamente correcto… ¡Es que se me quitan las ganas!... Y mira tú que en ese momento me llaman por teléfono; ¿”Quillo” qué? Que nos vemos en Colón; algo de comer; algo de beber; y llévate la guitarra. Y entonces (y con todo el perdón del mundo “mundiá”) mandé al carajo el artículo de la FOPAC, los problemas del Carnaval, la falta de letras en condiciones, al Ayuntamiento y “to” sus… ganas de ayudar, al público soberano y al analfabeto de lo que quiere, a la “comparza y su sentimiento” y demás cosas, que por cierto no venían a cuento, y me fui…

   Y si he de decir algo a mi favor, es que entonces hice Carnaval, me encontré con mis amigos, carnavaleros, rivales y compañeros… y comimos; y bebimos; y cantamos hasta aullar los pasodobles; y comprendí que el Carnaval es mucho más fácil de lo que parece, que nació en la calle porque el pueblo tiene algo que decir, y si ha de morir algún día (como más de uno pretende por desgracia por aquí) morirá en la calle, entre estertores de algún romántico borracho de coplas (y algo más) que seguirá reivindicando que mi Huelva tenía un himno mucho antes de que hiciera falta crear uno nuevo, y que decía algo así como : “Huelva, te saludamos, te lo mereces…”

Raúl Barneto Camacho

Archivo del blog