martes, 15 de diciembre de 2015

2003-REVISTA OFICIAL "Reflexiones de un carnavalero"

CARNAVAL HUELVA / CARNAVAL COLOMBINO "Por Blas Miguel Hernández"
   
En el otoño de 1986, los compases de mi música –por entonces flamencos- se acercaron con ilusión a una fiesta nueva para mí, que me atrapó especialmente por su carga de creatividad popular y su gran entorno social; El Carnaval. Fueron tiempos donde las cualidades humanas prevalecían sobre las técnicas y creativas, que me hicieron vivir experiencias y momentos inolvidables, únicos, disfrutando de un ambiente carnavalero propiedad de aquellas personas que sin ser examinados en un castin querían pertenecer a una fiesta que cada mes de febrero exponían sus trabajos cargados de ilusión y vivencias.

   Voces, músicos, letristas, instrumentos, costureras, pintores, directores y un largo etcétera de colectivos y personas llenas de creatividad formaron parte de este primer entorno ilusionante, pero conforme pasaban los años me daba cuenta que el entorno cambiaba. Ya no era el mismo. Veía gente que sin tener cabida en este escenario fundamentaba la gran diferencia entre el ayer y el hoy de un grupo de Carnaval.

   La formación de peñas, de muchas peñas, hizo traspasar los límites de un teatro dando con ello mayor dimensión social a nuestro Carnaval. Se afianzaban entonces los pilares básicos de indiscutibles de esta fiesta. Por desgracia hoy vemos como quizás por falta de personas como las de antes y por la carencia de apoyo político sincero y decidido, estén temblando los pilares de nuestro Carnaval. Actualmente sobrevive gracias a la persistencia de aquellos carnavaleros incombustibles que son capaces todavía de mantener la motivación necesaria para seguir en esto. Gracias, muchas gracias a todos ellos, pero la realidad solo nos lleva a una reflexión: hay que sentarse con los políticos y responsables de la cultura en Huelva y buscar juntos un camino que nos lleve nuevamente al esplendor que en su día tuvimos y que no supimos mantener.

   Si la sabiduría de un pueblo pasa siempre por la lucha constante en aferrarse a sus costumbres y nunca por la pasividad o perdida de ellas, en la actualidad tenemos la obligación moral y legitima de luchar por una fiesta popular que significó el principio básico de nuestra sociedad moderna, la libertad.

   Desde este estrado os deseo a toda la ciudad un Feliz Carnaval Colombino.

Manuel Cordero Fernández
Autor de Carnaval

Archivo del blog