martes, 19 de enero de 2016

2016-REVISTA OFICIAL "A todas las agrupaciones"

CARNAVAL HUELVA / CARNAVAL COLOMBINO "Por Blas Miguel Hernández"


   


  En este 2016 la Federación Onubense de Peñas y Asociaciones de Carnaval (FOPAC), cumple sus 30 largos años al frente del Carnaval de Huelva ¡Mamma mía! Tres largas décadas en los que ni contigo ni sin ti (los inseparables), Carnaval y Federación han ido de la mano, aunque ha habido años de sequía que en lo que a dirigentes se refiere y se ha parecido más a un cuarteto vintage o más antigüo todavía, mientras que en lo referido a agrupaciones algo así como zombilandia en una noche de luna, más solos que la una o como Toni Vallecas en su nuevo disco: Aires de talego, diciéndole a Huelva; oye mi canto, mientras que la ciudad oía a los musiquillos y pensaba que éramos los trastornaos y que aquí canta cualquiera, y no faltaba razón, porque si hay una chirigota que cumple, luego la chirigota más esperada, a donde llegaron los artistas pues no sale o se va a la última frontera con la Agencia de Viajes “Juan Imedio” a ofrecer sus coplas. Si echamos una mirada a la calle; ¡Qué penita de verbena! Breve y corriendo que vienen los religiosos con la Cuaresma, a la que don Carnal le dice; no te refriegues filha que vienen las courridinhas si se juntan las fiestas.


   Y aquí tienen mi cantinela, sin pensar en el tipo que está al salir, ni en los maquilladores, ni en mi barquito de vapor, ni en na de ná, pero al caer la noche se me viene a la cabeza la diosa, esa Huelva dueña de mi insomnio y de mi Carnaval, acechado por los tiburones, y siempre en boca de los golondrinas, los que nunca se comen ná, los cuentalunas, las matacharisss con sus cotilleos o los frasecitas con sus dichos y los etiquetas colgando sambenitos. Entre todos zembrando el pánico y poniendo en la cuerda floja a esta fiesta que se resiste a ir al camposanto


   Que aún no ha llegado el máquina que arregle esto; lo sé, qué en el sofá de casa y en la sabana se está más calentito, pues también lo sé, como también lo saben hasta los que se dejan llevar por la corriente sin intentar nadar o remar, será que les da lo igual, pero dejen trabajar aquellos que altruistamente cargan con la misión, los vigilantes de la fiesta, que mejor o peor… al menos están. Yo como carnavalero me considero un tipo con suerte sabiendo que hay quienes velan por mi Carnaval, porque no llegue la última canción. ¿Tú lo tiras? Poyono y hoy Carnaval Colombino brindo a tu salud.

Archivo del blog