martes, 11 de octubre de 2016

1995-REVISTA OFICIAL "En el resurgir"

CARNAVAL HUELVA / CARNAVAL COLOMBINO "Por Blas Miguel Hernández"





Me han pedido que yo escriba algo para la revista porque soy carnavalero, para más seña, letrista, y me lleno de ilusión, lo recibí con agrado porque este año muy poco, mis letrillas, buenas o malas a mí no me han solicitado.

Como el Carnaval se hizo Allí no escapaba nadie
para poder criticar de sus letras tan mordaz
yo me tomo la licencia y mayor era el piropo
y que nadie se enfade a mayor autoridad.
de poder aquí largar. De los bailes, que te cuento
A ver si algunos se enteran, si escrito está publicado.
si es que se quieren enterar, Las juergas que se montaban
que ya estamos en febrero Toda la noche ha durado,
y es fiesta de Carnaval. tenían que parar la orquesta
Que después de muchos años para barrer papelillos,
de tenerlo en el olvido, dos cuartas hay en el suelo.
hoy podemos disfrutarlo Se metían en los zapatos,
y en estas fechas que enganchan, llegaban a los tobillos.
te seducen y te enamoran, En los años que llevamos…
mucha gente se ha metido. doce, si quieres contar,
Pero no nació del pueblo todavía no se ha visto un baile,
este nuevo resurgir, ni fiesta de sociedad,
que fue nuestro Ayuntamiento ni la gente por las calles
el que lo quiso parir. paseando su disfraz,
El pueblo lo adoptó enseguida ningún tendero quisiera
¡Qué ilusión! ¡Qué maravilla! con toda la cara “pintá”,
Salimos todos a la calle, ninguna nariz postiza
quisimos ser jardineros tras la barra de algún bar,
para esta nueva semilla. nada que vaya diciendo
Abarrotamos el teatro de que estamos en Carnaval.
en los años que siguieron,
“esto iba a ser un desmadre”, Las calles siguen gritando
alguna gente dijeron. que se aburren, que están solas.
Las siguientes cabalgatas… Nosotros seguimos dicendo
para que voy a contar, que se aburran, que se jodan,
toda Huelva está lanzada que nosotros somos artistas,
y en las tiendas se agotaron lo que queremos es cantar,
las telas para el disfraz. que hace ahora mucho frío,
Todo el mundo pensamos la garganta se resiente
echando la mirada atrás, y se puede constipar.
que aquellos carnavales Y si arriba los que cantan
que algunos viejos nos contaban representan a otra peña
se iban a superar. nos salimos de la sala,
Pero Huelva es mucha Huelva nos vamos al ambigú
y toda aquella ilusión y allí le daremos leña.
se nos marchó de la boca En la calle me conformo
igual que se va la fuerza solo una vez, pues me canso
en el agua de sifón. con la Vuelta de La Noria
El camino que esto lleva que también puedo cantar
no me gusta “ná” de “ná”, y me “jarto” de garbanzos.
pues cada vez somos menos Y ya no digo más cosas
los que seguimos en el carro pues no me quiero alargar,
para poderlo empujar. solo unas cuantas estrofas
De los grupos que empezaron… para poder terminar.
la mitad de la mitad No nos tomamos la venia
y de aquella cabalgata que nos podemos tomar,
un cuarto de esa mitad. no salimos a la calle
Esta fiesta siempre ha sido, luciendo nuestro disfraz,
porque el pueblo así lo quiso, ni vestimos cuatro trapos
reina de la libertad para poder disfrutar,
y nos imponen unas normas por los suelos yo no encuentro
a la hora de cantar, papelillos que pisar,
copiadas, dicho sea de paso, no veo grupos de máscaras
de una vecina ciudad que salgan a pasear.
y así demostrarnos todos Entre los grupos se escuchan
con orgullo desmedido críticas al compañero,
nuestra creatividad,  a esos politicastros
y no vengan a decirnos que se llevan los dineros,
doctores en sabiduría, nadie a esos nuevos ricos
que esas normas mis abuelos empresarios y banqueros,
utilizarlas solían. con cara de actor de cine
Por suerte para mi ego y con gomina en el pelo,
yo he podido saborear se busca la risa fácil
lo que un hijo del Macao, en el chiste callejero
cosa por el padre escritas, para que aplaudan, ilusos,
a mí me quiso cantar, la gente del gallinero.
y si había semejanza, No cantamos esas cosas
igual que nos dice el cine… que decimos en el bar,
es pura casualidad, nos callamos como mudos
no solo en la forma, todo lo que en un año entero
también como lo decía. otros nos han hecho pasar.
¡Qué majestad! ¡Qué salero! Si hacemos todo esto
¡Qué gracia! ¡Qué maestría! ¿Para qué puñetas entonces
Cuanto hemos de aprender Queremos el Carnaval?
los que hoy escribimos
de aquella filosofía. José Pulido Coronel

Archivo del blog