domingo, 25 de octubre de 2015

2008-REVISTA OFICIAL "A todas las agrupaciones"

CARNAVAL HUELVA / CARNAVAL COLOMBINO "Por Blas Miguel Hernández"

Os vamos a contar la fábula del Carnaval Colombino que empezó en su fase concursos hace veinticinco años, ahí es nada, un pequeño niño ya hecho mayor y que dice lo siguiente:

Corría el año 1983, no me acuerdo ni del día, pero pal desembarco nosmardía, cuando unos pocos onubenses pensaron en recuperar una tradicionales fiestas llamadas Carnaval y olvidadas durante un período de tiempo que no nos queremos ni acordar, y como por arte de magia, encantados, ocurrió un cambio radical, Huelva estuvo en primera línea llegando a tener hasta 48 agrupaciones, que viejos tiempos aquellos, las mujeres también participaban de nuestras fiestas, arme caso que es verdad, sino que te lo digan esta gente, algunos cuando nos veían disfrazados por las calles decía; ¿A dónde van los despistaos estos? Otros decían: ¿Qué hacen los chocantes estos? Pues nosotros a nuestra bola. Algunas veces terminábamos como una cuba entre los caipiriñas y otras bebidas y entre tantos ensayos nosotros nos decíamos: Esta chirigota progresa adecuadamente, este año lo vemos claro, haremos algo en el Gran Teatro, jajajaja, nosotros mismos decíamos; camino hacia la victoria, al final disgustados, doyo tutrés…perdemos, terminábamos los últimos, el año que viene mejoramos, empezamos antes y como si fuéramos a la escuela mostrábamos nuestra mejor predisposición para cuando llegara la cárcel de febrero, el reino de los lunáticos, como piensan algunos. Otros pensamos que esto es el reino de la alegría y con la pasión que nos caracteriza cuando queremos los onubenses como obsesos, más bien enamoradas de las pasiones terrenales que nos ofrecían nuestros letristas nos decíamos; este año toca porque yo lo valgo, hablábamos hasta en singular cuando éramos un grupo.

También había muchas charangas aunque la charanga desafino y sobre todo algunos personajes pintorescos como la tía Manoli (en peligro de extinción), y las asociaciones de vecinos, todas a una, lo veis clarito ¿No? Toda la ciudad formaba parte del mismo, parecíamos Fuenteovejuna, en vez de Huelva, volando voy otros soltaban una pataíta y nosotros con nuestro “aje” le decíamos; no me toques los clones, hombre, que te la voy a dar en… y te vas a tener que ir a ujensia, vaya tela con los pelaos estos, sin embargo poco a poco ha ido llegando hasta nuestros días, con el juego de la vida, el corazón de mi tierra, siempre cantándole a nuestra bella provincia, el paraíso de la luz.

Ahora miramos con otras perspectivas todo lo concerniente y utilizamos la torre vigía para ver su desarrollo, muchos nos creían ya en compañía de la Santa Compaña, pero no, ahí estamos varios locos todavía, como no sabemos que nos ocurre estamos dispuestos a recurrir a la policía mejor del mundo mundial, el F.B.I. para poder declarar nuestra victoria en el polvorín y dejar a los chipichangas que nos tiran por tierra, porque en mi tierra Huelva, hay cosas inexplicables, como los gambusinos ¿Existen? Bueno, yo creo que sí, están en nuestros interiores, en fin, yo estoy deseando ya que llegue la calle para ver a la familia de los Mairena diciéndonos este año me coloco, viendo pasear al tío de los globos y el sombrerero loco. Señoras, señores, todo está descubierto, pa descubrimiento, descubrimiento, la tortilla con pimientos y dejemos a nuestros poetas viendo la luna llena como sube la marea de sus ideas para plasmarla en bellas coplas, disfruten señoras, señores y que tengan un feliz carnaval.

Juan Antonio Quintero


Archivo del blog