miércoles, 18 de noviembre de 2015

2006-REVISTA OFICIAL "Huelva y Gibraleón unidas por mi Carnaval"

CARNAVAL HUELVA / CARNAVAL COLOMBINO "Por Blas Miguel Hernández"
 
No soy de los que pueden contar viejas historias sobre el Carnaval y sus orígenes, pues mi periplo por esta fiesta empieza no hace demasiado. Quizás por eso haya sido más intenso, ya que he tenido que aprender mucho en poco tiempo, para poder estar medianamente a la altura.


   Aunque como aficionado me inicié antes, mi primera intención de formar una comparsa surgió con el renacer del Carnaval de Gibraleón en el año 1997. Viendo la cabalgata vimos la comparsa que dio el pistoletazo de salida al Carnaval reciente en nuestro pueblo “De mentira” escrita y dirigida por Juan José Tocino y que salía amparada por la peña “El Pozo”. Alentados por esta iniciativa y convencidos de que por nuestra escasa valía nadie nos ficharía en un grupo, mi hermana y yo decidimos sacar una comparsa al año siguiente. Pusimos en marcha la maquinaria, pero erramos el camino y en el 98 la peña “El Pozo” volvió a salir en solitario con “Suspirando magia”. A pesar de todo no nos rendimos y en el año 99 Gibraleón dio un paso más en su Carnaval, al tiempo que nosotros dábamos el primero y la fiesta contó con dos compasas, por un lado Juan José sacó “Los lateros” y nosotros nos estrenamos con “El oro de la Palma”. Fue sin duda un buen año para todos, aquello parecía ya un Carnaval, teníamos incluso hasta pique, por absurdo que parezca, pero si hubo algo digno de recordar, fue la promesa de ir al año siguiente a Huelva, pues la misma noche actuamos, por un la “Hilvanado ilusiones” que era la comparsa de Gibraleón, y por otro “El puente de los suspiros” de Diego Vega donde yo representaba mi pequeño papel con la guitarra.

   Quizás para muchos pasamos desapercibidos pero esa noche firmó una alianza entre el Carnaval de Huelva y el de Gibraleón que aún hoy nos une y que probablemente lo seguirá haciendo durante muchos años. A partir de ese día el Carnaval de Huelva dejó de ser un sueño para ser la motivación principal que nos ha movido a salir todos estos años, independientemente del mayor o menor apoyo que hemos ido recibiendo de nuestro pueblo.

   Unidos ya, Juan José en la dirección y yo en la letra y la música, atracamos en el Gran Teatro con un barco de esclavos “Sine lure”, comparsa con la que nos demostramos a nosotros mismos, que en Carnaval de nada sirven los protagonismos, y que la unión siempre hace la fuerza, aunque sí que es verdad que la fuerza que hicimos en Huelva tan sólo nos sirvió para subir algún escalón, y para venir al año siguiente con muchísima más ganas.

   Quizás fueran las ganas, la razón de nuestro descalabro al año siguiente con “El Señor de la burla”, en lo que fue para mí, mi mejor repertorio, y mi peor experiencia en el Carnaval.La cosa no se presentaba fácil, y para sacar una buena agrupación no bastaba con querer, había que aprender.

   Al año siguiente me dediqué sólo a escuchar a los demás mientras que la ya conocida por todos y sobre todo por el Pati, “Comparsa de Gibraleón” firme en sus intentos volvió a llenar el teatro de panturranos con “Esclavos de la noche”.

   En 2004 volvimos a unirnos para sacar “El cuervo”, y al siguiente “Los profetas”. De poco nos sirvió el entusiasmo y las ganas, pues la comparsa de Gibraleón ha llegado a ser conocida por estar afiliada a los últimos puestos de la tabla, tanto que ya hasta al Chiqui le da pena meternos caña. A pesar de todo, hemos continuado perseverantes en nuestra causa, alimentándonos de los aplausos y del apoyo que siempre nos ha dado el público de Huelva, ( y sobre todo “la Juani” que con la peña de Los Peques fue anfitriona de esta comparsa en el Carnaval onubense), con humildad, pues como ya dijimos en su momento para que haya un primero tiene que haber un último, y no tendría ningún valor el primer premio si solo se presentara una agrupación. 

   Así que un año más nuestro camino coincide con aquel hombre al que se le presentara la Virgen de La Cinta cuando caminaba de Gibraleón a Huelva, y como el, portamos un sueño materializado ya no en un cinto, pero sí en un tipo, una música, una letra que habrán de servirnos para llegar al corazón de los carnavaleros de Huelva, que habrán de ayudarnos a arrancar esos aplausos que tanto nos saben a fuerte abrazo, que tanto nos suenan a bienvenida. Por todo eso y por más; Gracias Huelva.

Ernesto Aragón.


Nota: La comparsa de Gibraleón se mantuvo fiel a la cita del Carnaval Colombino desde 2000 hasta 2013 de manera ininterrumpida. 13 carnavales que además de la agrupaciones citadas por Ernesto Aragón, le siguieron otras con los siguientes títulos; “Y llegó la revolución” (2006), “Señorío” (2007), “La Santa Compaña” (2008), “El principito” (2009), “La tormenta” (2010), “El pozo de los lamentos” (2011), “Los ilusos” (2012) y “Los hombres de paja” (2013). En los últimos años la comparsa recibió a poyo de muchos autores de la capital, pero tan solo en 2008 lograron alcanzar la fase semifinal del concurso. Esperemos que la parada de esta agrupación sea un paréntesis y no un cierre definitivo de su participación en el Carnaval.

Archivo del blog