miércoles, 22 de junio de 2016

1998-REVISTA HUELVA INFORMACIÓN "Yo quiero ser como el Camacho...¡Malo!"

CARNAVAL HUELVA / CARNAVAL COLOMBINO "Por Blas Miguel Hernández"


Ante todo: bienvenido de nuevo a esta fiesta en la cual tiene su sitio especial, las personas que como tú han sido innovadoras, creativas, románticas y que no se cortan un pelo a la hora de criticar o de alabar, tú, que eres capaz de ponernos el delantal a todos los carnavaleros e inventarte un concurso de “tortillas de patatas”, que por cierto, de esto hace ya once años y todavía está el jurado deliberando sobre los ganadores. Camacho Malo ¿Qué has hecho con los regalos? tú que eres capaz de salir de rey mago sin importante un comino que “apedreen” a tus pajes, tú que en el plano deportivo eres capaz de tirar un penalti y darle con el balón al banderín del córner, tu que eres capaz de convencer ¡Al que haga falta! En el Ayuntamiento para canjear un sello de control “disfracistico” por una multa de tráfico, tú que has convencido a Huelva entera, a base de ser tú mismo, de que el arte no está en hablar con un “chicle en la boca” sino en la habilidad de no tragárselo. ¡De qué no eres capaz tú! Si hasta un día empujado por la euforia y por el cariño que le tienes a esta tierra y a esta fiesta se te ocurrió “bociferarnos” a todos que tenemos “los mejores carnavales del mundo” y hay hasta quien se lo cree. Por todo esto y aunque se me note un poco el cariño tan especial que te tengo “so peazo de malo” pienso que en este momento tan importante para el devenir del Carnaval Colombino eres la persona idónea para pregonar tu sentir carnavalero, porque sé, que para ello te vas a maquillar delante de ese gran espejo que es el Carnaval y que sabrás dar “colorete” donde esté pálido y realzarás las sombras para que aparezcan facciones llenas de tu vida, utilizarás escarcha multicolor porque su brillo es fantasía y nos hacía falta alguien que nos hiciera sonreír y soñar, pero a tu manera.

Bienvenido amigo y no olvides nunca que cada vez son más los que dicen: Yo quiero ser, como el Camacho…Malo.


Roque Rodríguez Contreras

Archivo del blog