lunes, 5 de septiembre de 2016

1996-REVISTA OFICIAL "Presidente de la FOPAC"

CARNAVAL HUELVA / CARNAVAL COLOMBINO "Por Blas Miguel Hernández"

Una vez más, por fin, llega febrero, para muchos “Febrerillo el Loco”. Un loco febrero donde a buen seguro Huelva se convertirá en un espléndido escaparate en el que se mostrará la locura carnavalera que se ha venido gestando durante los últimos meses: cuarteteros, murguistas, comparsistas, músicos, letristas y otros muchos carnavaleros de a pie y ciudadanos en general se echarán a la calle para mostrar, en ese espléndido escaparate, la cultura popular de un pueblo: EL CARNAVAL.

Nuestro Gran Teatro, que ha estado esperando ansioso durante todo un año, escuchará de nuevo entre sus paredes picantones cuplés y bellos pasodobles, que han ido germinando por todos y cada uno de los rincones de nuestra Huelva y su provincia.

Y cuando acabe el Concurso de Agrupaciones, habrá llegado el momento de salir a la calle de inundarla con la locura de los disfraces, máscaras y bailes. En definitiva, de esa explosión de alegría, dicharachera, jocosa, multicolor y popular que es EL CARNAVAL.

La calle estará esperándonos impacienta a todos los ciudadanos para hacernos partícipes de todos los actos que están previstos se celebren, para hacernos olvidar por unos días todo el trajín cotidiano que nos estresa y nos malhumora, para invitarnos a la transformación de nuestra vida, para ser realmente, por unos días, aquello que verdaderamente nos gustaría ser: toreros, moros, faranduleros, príncipes, fantasmas, Superman o alegres viudas. Para hacer rír y reírnos de nosotros mismos sin miedo al ridículo.

Es momento, también de agradecer una vez más, la colaboración y patrocinio de todas y cada una de las personas y entidades públicas y privadas, que han colaborado, en mayor o menor medida con esta edición del Carnaval Colombino 1996.

Todo está ya preparado, organizado y en su sitio, ya solo queda que los hombres y mujeres de este pueblo, amas y amos de casa, maridos y esposas, viejos y viejas, asociaciones de vecinos, universitarios, niños y jóvenes, solteros y solteras, y todos aquellos que tengan el placer de visitarnos, vociferen sus anhelos y sus críticas a golpes de pito, guitarras, cajas y bombos, para así, al menos por unos días, dejar de ser la mayoría silenciosa.

Juan López Cerezo

Archivo del blog