jueves, 13 de octubre de 2016

1994-REVISTA OFICIAL "Saluda del Presidente de la FOPAC"

CARNAVAL HUELVA / CARNAVAL COLOMBINO "Por Blas Miguel Hernández"

Seguimos avanzando, con este del 94 vamos a cumplir nuestro undécimo año de carnavales en Huelva. 

Allá por el 83 nos propusimos recuperar para nuestra ciudad esta fiesta tan típica y entrañable, que fueron en otros tiempos los Carnavales. Quién nos iba a decir por aquellos entonces que íbamos a llegar tan lejos, y a tanto nivel como en la actualidad tiene nuestro Carnaval.

Nos echamos a la calle casi sin pensarlo y recibimos el respaldo de todo un pueblo que tenía guardado en sus viejos baúles y chineros algún que otro objeto con el que disfrazarse, sorprender o causar admiración a propios y extraños. En definitiva, fue un reto a la creatividad, al desenfado y hasta si me apuráis un poco, a esa frase tan repetida y socorrida que utilizamos tan a menudo en temas de amor y que define este sentimiento en “dar mucho sin pedir nada a cambio”. Sí, dar sin pedir nada a cambio, pero a su vez esperando mucho, esperando todo y a todos, porque el Carnaval para que sea eso, Carnaval, tiene que ser participativo, multitudinario y exageradamente colectivo. Porque el Carnaval, para que nos vayamos entendiendo, no es la fiesta de unos pocos, ni tampoco es la fiesta del pueblo, es la fiesta de las proposiciones, “por” y “para”. La primera “por”, es porque el pueblo lo quiere y quizás también hasta lo necesita. Y la segunda “para”, es para el pueblo, como homenaje a todos aquellos que sin serlo nos hacemos o creemos durante el tiempo que dure el hechizo carnavalero, un poco poeta, payaso de la carpa del cielo, borracho de coplas y versos, duende de castillos de chocolate, cigarra cantarina y bulliciosa, o simplemente, persona que es el disfraz más usual y del cual a veces nos olvidamos para creernos tan importantes que pensamos, necios de nosotros, que un disfraz pude llegar a empañar nuestra imagen ante el mundo, o sea que automáticamente dejamos un mundo de ilusiones para convertirnos en ilusos, palabra esta que es parecida a ilusión pero que no tiene nada que ver con ella. Porque es preferible ser un loco ilusionado que un cuerdo iluso.

Hasta donde pretendemos llegar con esta iniciativa que comenzó hace ya once años, quién sabe a hasta donde, pero nosotros desde la FOPAC queremos animar a todos los carnavaleros a seguir luchando, a seguir inventando fantasías de esas que tan falta está el mundo. A que nos sigan haciendo reír los cuartetos y las murgas, y a que nos hagan poner nuestros vellos de punta las comparsas con sus guitarras, sus voces y sus mensajes serios y profundos que a todos nos hacen reflexionar y gritar eso tan cacareado de “esto es Carnaval, esto es Carnaval”, que es un poco nuestro grito de guerra con cañones cargados de confetis, serpentinas ee ilusiones que disparan con sus voces, todos aquellos que formamos parte de esta coro inmenso e imaginario que componemos la gran familia carnavalera de esta ciudad, a la cual tanto queremos, y por la cual nos dejamos la piel día a día en nuestros ensayos y nuestros pasacalles, porque somos conscientes que estamos escribiendo en grande una página en la historia de la cultura onubense.

No quisiera terminar este saluda carnavalero sin dar las gracias a todas estas personas que por segunda vez consecutiva habéis puesto toda vuestra confianza en esta junta directiva la cual me honro presidir, gracias carnavaleros, no dudéis nunca que desde nuestra posición en la Federación vamos a darlo todo por hacer del nuestro, un Gran Carnaval, ni mejor, ni peor que otros, porque en definitiva nuestra lucha es crear una identidad que nos defina en el escalafón que nos corresponde dentro de ese otro gran Carnaval que es el de la provincia. Para ello seguimos trabajando con muchísima ilusión en el acercamiento de todos los pueblos carnavaleros de nuestra provincia, desde la serrana ARACENA y CORTEGNA, la minera NERVA Y RIOTINTO, la industriosa VALVERDE DEL CAMINO, las condales NIEBLA Y BOLLULLOS, las colombinas MOGUER y SAN JUAN DEL PUERTO, pasando como no, por nuestra blanca PUNTA UMBRÍA y las costeras ISLA CRISTINA y AYAMONTE, pueblos que siguen llevando muy alto el estandarte del Carnaval de Huelva y provincia, tanto dentro, como dentro de nuestras fronteras.

En definitiva, que el Carnaval Colombino del 94 sea el de la unión entre Huelva y su provincia y así todos podamos presumir de tener algo por lo que tanto estamos luchando, el mejor CARNAVAL COLOMBINO del mundo.

Luis Díaz Escobar

Archivo del blog