lunes, 10 de mayo de 2010

EL NACIMIENTO DEL REAL TEATRO (Hoy Gran Teatro)



Antecedentes y orígenes del Real Teatro; recién elevado el Teatro Mora, se sintió el humano deseo de la emulación. A don Antonio de Mora y Claros se unía don José Tejero. Cada uno podía hacer por la cultura y el embellecimiento de Huelva todo lo que se le antojase. Por eso, en la sesión municipal del 12 de Julio de 1912 , se trató de lo siguiente: “visto el informe que emite la comisión de fomento a la solicitud deducida por don José Tejero y González Vizcaíno, sobre construcción de un teatro en los solares números 17 y 19 de la calle Vázquez López (antigua Monasterio), se acordó aprobar dicho informe dejando en suspenso la licencia de construcción hasta que el Excmo. Sr. Ministro de la Gobernación resuelva la instancia que dirge a dicho Sr. Ministro el solicitante”.
Esos preliminares serían truncados, cuando nada se supo de ello a lo largo de los años. Pero como ésta arteria estaba predestinada a dicha instalación, luego de existencia fugaz de un cine veraniego llamado “Cine Onuba”, gracias a la intervención de otro ilustre onubense, llegamos al prólogo de la construcción del Real Teatro. En la sesión capitular del 7 de Octubre de 1921 se concedió “licencia a don Joaquín Gonzalo Garrido para edificar una sala de cinematógrafo en un solar de la calle de Vázquez López”. Más no era eso, no. Don Joaquín pedía más al Ayuntamiento. Y, en esa misma sesión se acordó: “conceder licencia a don Joaquín Gonzalo Garrido para construir un edificio de nueva planta destinado a espectáculos teatrales y cinematógrafos en la calle de Vázquez López, nº 17, con arreglo al proyecto formulado por el Sr. Arquitecto, don Pedro Sánchez y Núñez.




El Real Teatro maravilla de ésta capital

Las obras de tan colosal edificio empezaron en seguida. La movilización de operarios para llevar a cabo con la mayor rapidez aquella extremada grandeza y galanura del proyecto del señor Sánchez Núñez hubo de ser verdaderamente masiva. No menos extraordinaria la delicadeza y extremado cuidado que aquellos artífices hubieron de desarrollar al poner en relieve tantísimos escudos reales que como
bello y simbólico ornato campeaban en la fábrica del teatro.
Maravilla de maravillas cuando estuvo terminado. Y ¿cuándo lo estuvo?. La revista onubense “Juventud”, que se editó con mucho entusiasmo y acierto por aquellos magníficos años veinte, en su número del 12 de Octubre de 1922, viene cómo responder a dicha pregunta a través de una entrevista con don Joaquín Gonzalo, sostenida por uno de sus colaboradores. Para mejor entendimiento del lector y en honor a aquellas inquietudes de la juventud de entonces, vamos a transcribir lo más interesante de aquella charla:
-Vamos a ver, don Joaquín, ¿cuándo inaugura Vd. su teatro?
-En la primera quincena quincena del año venidero…. Con Catalina Bárcena o con la de Apolo , que hará la revista “Arco iris”, que es una cosa estupenda…
-¿Qué título va a dar Vd. a su teatro?
-Real Teatro
-¿Cuánto calcula usted que vendrá a costarle?
-Todavía no puedo saberlo. Hasta hoy mismo llevo gastadas en él unas 373.000 pesetas. Y aún falta lo principal. Diga usted que quiero que sea el mejor teatro de Andalucía. Un verdadero orgullo de Huelva.
Don Joaquín era entonces empresario del “Mora”, en cuya dirección se estaba celebrando la entrevista; pero además, según sus declaraciones, desde el citado mes de Enero sería empresario en Córdoba, en Sevilla y en Cádiz. Ello le daría gran experiencia y poder para traer al público onubenses los mejores espectáculos, teniendo ya contratada a “La Goya”, a “La Argentinita” y a “Paquita Alcaraz”…
-Y en ese su teatro…
-Quiero rendir culto al Arte, seguía contestándole el distinguido onubense. Quiero que por mi teatro desfile todo lo mejor de España y del extranjero….

Detallemos para la curiosidad de nuestros amigos
El aparejador facultativo de las obras fue don Nicolás Robles, que tenía su domicilio u oficina en Alfonso XII, 2 principal.
Respecto al título de tan bello Coliseo hemos de decir que aunque en un principio llegó a anunciarse “Teatro Real Cinema (“El Defensor”, sábado, 17 de Diciembre de 1921), sin embargo desde el 14 de Junio de 1922 ya tenía autorización regia para llamarse Real Teatro. En ésta fecha el Mayordomo Mayor de don Alfonso XIII contestó a la autorización que antes pidiera el sr. Gonzalo Garrido con el siguiente oficio:

“Su Majestad el Rey (q.D.g.), se ha dignado a acceder a los deseos manifestados por V., y en su consecuencia se ha servido autorizarle para dar el nombre de Real Teatro y colocar el escudo de España en la fachada del que actualmente está V. edificando en Huelva. / Palacio, 14 de Junio de 1922. / El Jefe Superior de Palacio (firma). / Sr. Don Joaquín Gonzalo”.

Y el teatro, orgullo de Huelva, fue inaugurado en 1923. Y como quiera que don Joaquín gastóse en su belleza arquitectónica muchísimos miles de pesetas, creemos recordar que la gente de Huelva, siempre con su sentencia y mote a flor de labios, le puso al regio edificio “La tumba de don Gonzalo”. Inofensivamente, ¿verdad?, el Sr. Gonzalo vive actualmente en Sevilla, de donde viene algunos veranos a Punta Umbría. Y que viva muchos años, pues aquello de la tumba fue una pura fábula.

(Transcripción del artículo de Diego Díaz Hierro publicado en el diario ODIEL en la década de los 70)

Publicado el 20/10/2007

No hay comentarios:

Archivo del blog